5.3.11

Mis olvidados chapines rojos

Ha sido como cuando estás mucho tiempo fuera de casa. En esos días en los que giras tan a prisa como la vida. Que vas de un lado para otro, ¿sabes cuáles te digo? Y de pronto llegas a casa, sueltas las cosas como puedes y te descalzas. Y te dejas caer a salvo. Y es cuando te das cuenta de lo cansada que estás. En el momento en el que frenas en seco y ves cómo la vida vuelve a adelantarte con un gesto condescendiente. Cuando el mundo se para y te quedas flotando por segundos. Y caes en tierra firme. Ha sido como cuando reconoces la alfombra mullida bajo tus pies. Cuando sabes que has llegado a casa. Y hay silencio. Y eso ya no significa que va a pasar algo malo. Como cuando sabes cuál es esa sensación. Y entonces entiendes que ha vuelto la paz. Que se está mejor en casa que en ningún sitio.

3 comentarios:

Coraline dijo...

en casa como en ningún otro sitio, sin duda :) creo que todos necesitamos esos momentos de vez en cuando, antes de salir al mundo otra vez.
un beso!

Ania Alonso dijo...

precioso, sin más, me ha fascinado!

Pauu dijo...

Volver a casa... Descansar.. PAz :)

Muaksss