24.2.11

Ludopatía de amor.

Querida reina de corazones, es hora de que dejes de apostar. Se ve que con unas simples dobles parejas no puedes jugarte el resto, que la vida acaba poniéndote en tu sitio después de tanto farol. Demasiado tiempo siendo la mano ganadora. Esto es así, me temo. Ya no hay nadie que te preste ni una oportunidad y ya sabes que el juego es así. Si no apuestas, no ganas. Basta de perder(te). ¿No ves que veo caer las lágrimas detrás de las gafas? Tómate un respiro, dicen que en el juego hay que saber cuándo retirarse. Volverás, estoy segura, y entonces te vendrá una escalera. La que te lleve directa a lo más alto.

5 comentarios:

Prosólogo dijo...

Me gusta el póker. Me gustan los retos, y me gusta no rendirme nunca :)

don vito andolina dijo...

Hola, bello e íntimo blog,profundas entradas,si te gusta el encuentro de dos mundos,la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen viernes, besos solidarios..

MeryC dijo...

Hay que parar para reponer fuerzas, sí señor.

(hice volar los papelitos, como me propusiste, y los he mandado directos a hacerte una visita, por si te da la nostalgia de verlos de nuevo)


Una bolsita llena de sugus de todos los sabores.

Duna Loves dijo...

una escalera a todo color :)

Pauu dijo...

Que vuelva cuando esté preparada, pero que vuelva

Poulain.. nada más que por eso.. ya me gusta el blog ;)